domingo, 21 de febrero de 2010

Logos y Rhema

Existen dos términos griegos que traducidos quieren decir "palabra" en nuestras Biblias en español. "LOGOS" y "RHEMA". Logos a menudo se refiere al "verbo o palabra" viviente o que da vida.


[Nota del editor: Los siguientes ejemplos no exponen significados tan exactos o precisos en el uso de estas palabras griegas. Son dados como ejemplos de la idea que el autor procura explicar con relación a las palabras logos y rhema.]

Jesús dijo: "Escrito [logos] está: No con sólo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra [rema] que sale de la boca de Dios" (Mt 4:4).

De los bereanos se dijo: "Y fueron éstos más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra [rema] con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras [logos], si estas cosas eran así." (Hch 17:11).

Estos versículos ilustran el vínculo inseparable entre logos y rhema. Siempre operan juntos. Es vital que conozcamos las Escrituras (logos), a fin de juzgar si la palabra (rhema) que recibimos en realidad viene de parte del Señor o de algún otro espíritu. El Espíritu Santo (rhema) y la Santa Biblia (logos) siempre concuerdan.

Jesús dijo de los fariseos: "Erráis ignorando las Escrituras [logos], y el poder [rema] de Dios" (Mt 22:29). Los fariseos de la época de Jesús no conocían el logos ni la rhema.

Muchos líderes de la Iglesia no conocen ni las Escrituras, ni tampoco el poder de Dios. Tales dirigentes e iglesias hacen vomitar a Dios (Ap 3:15).

Hay otros líderes en la Iglesia que conocen las Escrituras, pero desconocen el poder de Dios. Estos usualmente se marchitan.

Por el contrario, hay otros que conocen el poder de Dios, pero desconocen la Biblia. Estos usualmente explotan.

Si usted conoce ambos, las Escrituras y el poder de Dios, ello hará que usted y su iglesia crezcan.

1. Una Rhema De Dios
Una palabra rema, es usualmente una comunicación de Dios diseñada y revestida de poder para su aplicación a una situación específica. Cuando estamos leyendo la Biblia y un cierto versículo nos inunda repentinamente con poder, estamos recibiendo una rhema (palabra viva) para nuestra necesidad personal.

Cuando hemos estado orando por la sabiduría de Dios o Su respuesta para un problema sin solución y de repente Él nos comunica tal solución al corazón en términos prácticamente claros, eso es lo que denominamos rhema.

Cuando estamos envueltos en alguna actividad relacionada con el ministerio y recibimos una impresión momentánea para tomar una acción específica, la cual resulta en una gran bendición, eso es rhema. [Una advertencia: No debemos asumir que todo impulso, impresión o sensación es rhema. Ninguna palabra rhema será contraria a la Escritura (logos) de la Eterna Palabra de Dios.]

Si estoy enfermo, puedo abrir mi Biblia y leer: "…por la herida del cual habéis sido sanados" (1 P 2:24). Tengo la Palabra (logos) que me dice que la voluntad de Dios es sanarme. Sin embargo, puede ser que no sea sanado cuando leo tal versículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, CRISTO TE AMA